Exhibicionismo

junio 11, 2009

Soy una sacerdotisa del destierro.

Soy hija del caos traicionado.

Un vil intento de desmaquinización, una simple mentira que  he sabido poner de moda.

La falacia sostenida. La melodía mediatizada.

Una vida entera asignada a la autocomparecencia.

Pero ahora es cuando la niña demencia se enamora del señor agresor, que sadomasoquismo más sano, que duelo de venenos.

El espectáculo comienza y todos ya no se morderán la lengua.

Me despedazarán rasgando con cuidado, anhelando jamás haber tropezado.

Somos hijos malditos que repiten la historia de sus padres.

El helénico teatro de mi vida nunca falla, el arte de simular lo caliento en una cuchara y mientras me lo inyecto directo a las venas, siento como mi piel se hace mentira y mi mente se desprende.

La fiesta del hereje.

No olvides la misión de humanizar por el dolor y la catequesis de existir en llamas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: