En la fila del Hades.

julio 2, 2009

Con tanto cliente famoso para Caronte una muerte ha sido opacada por el fundido de las  personalidades de Hollywood. El martes mientras nos saturaban cor el fallecimiento del rey del pop, atorados en complots y controversias, aguados por tanto descoloramiento y lío familiar, Pina Bausch apago las luces y se llevo la danza al otro lado.

Bailarina, coreógrafa y profesora de danza esta alemana es el apellido del ballet contemporáneo. Pina nació en plena segunda guerra mundial y como todos los grandes intelectuales y artistas que se cultivaron en medio del cataclismo, ella armo sus músculos de ruptura y destrucción, con la férrea negación de hacer lo ya hecho.

Las anatomías danzantes de Pina cuestionaron el concepto de “cuerpo ideal”, sus movimientos acotaron lo primigenio, el espacio deja de ser unidimensional para salpicarse con conceptos de la física moderna, y sobretodo presentó al mundo una narrativa osada y multidisciplinar, mucho antes de que esta palabra se convirtiera en el pin de toda creación artística.

Sus coreografías responden al concepto de edición, ese gran desafío del siglo XX, crear narrativas que fueran capaces de responder de tú a tú a ese gran demiurgo de nuestros tiempos que es el cine. La multiplicidad, el silencio, lo cotidiano, la palabra, lo impactante… Todos estos elementos eran ensamblados por su gran Wuppertal Dance Theater de un modo terriblemente expresivo, de ese modo que la edición dio a los hijos de la guerra, permitiendoles crear un grito colectivo capaz de destrozar lo linean y  responder así a la estupidez creada por la imposición de una historicidad rancia.

La vida de cada peatón se podía convertir en sublime movimiento, esa fue el arma definitiva de su trabajo, nadie por más distante que este del mundo del chassé  puede ignorar lo visceral de cada paso propuesto por el Wuppertal. De repente todos estamos danzando porque la narrativa corporal se había desnudado, abrazando lo elemental, lo más humano, todo fluyendo sin respiro y anudado por la sensualidad hipnótica de la verdad carnal que cada uno de nosotros posee.

He de decir, porque muchos lo repiten, que Pina fue la creadora de aquel cajón de sastre que es el teatro-danza, esa etiqueta tan de moda durante las últimas décadas en todas las artes escénicas, de hecho fue casi una pandemia conceptual que lo inundo todo, lo bueno y lo malo pero sobretodo, lo mediocre.

Cuando una idea funciona por apelar a lo básico parece asequible a todo el mundo, se olvidan de lo difícil que es resumirnos en un gesto, en un símbolo. Mmuchos corren a vestirse con sus velos, pero la mayoría no entienden ese guión que une teatro  y danza en una sola palabra; el conflicto. Las pulsiones entre esos dos conceptos, entre la calma y la agresividad, entre el deseo y la frustración. Esa fuerza de lo dual, esa necesidad de dialéctica fue lo que hizo del ballet de Pina una potencia estética y discursiva;  al jugar con la genética  teatral y lo instintivo de la danza renovó las artes escénicas para siempre. Nos regaló un concepto a la vez antiguo y renovado, y déjenme decirles que no hay nada más complejo que esto.

Ojalá cuando se leyera en un programa de mano “teatro-danza” sus autores entendieran esa sublimación, socialización y programación subjetiva que hace falta para poner ese estandarte de título. El gesto desgarrado sin un trasfondo conceptual elaborado se queda en vacío mecánico y esto es lo que no les perdono a los bastardos de Pina.

Espero que cuando los flashes del ego jacksoniano y de la actriz pin-up se apaguen algunos reparen en la gran perdida de esta artista completa, cuyo trabajo es una definición perfecta de todo lo bueno que tiene el postmodernismo.

Una vez la barca de Caronte deje a sus famosos tripulantes a cargo de Cerbero, volverá y tomará de las elegantes manos de Pina sus monedas y en cada movimiento el baile fluirá por el río como fluyo su vida y su obra, hasta llegar al culmen, al clímax, al estruendo silencioso de quien descubrió en el cuerpo el núcleo del espíritu.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: