“Tan pronto como mi percepción práctica se convirtió en percepción consciente” Jerzy Grotowski

diciembre 2, 2009

Cuando pienso en ese teatro pobre de Grotowski, en esa humildad, o mejor dicho ese acierto del arte que entiende que lo único que la diferencia y la caracteriza por encima de los lenguajes prestados es la relación actor-espectador, ese vinculo hoy olvidado por tantos (incluyéndome), pienso que es por una simple razón; lo que el genio polaco quería decirnos iba más allá del arte dramático en sí, hablaba de ese elemento ritual, mitológico, espiritual que necesita el teatro para ser teatro.

La plasticidad, la narrativa, el símbolo ha de venir del alma, de esa alma entrenada para cuestionar cada gesto humano, cada párrafo jamás recitado y cada historia jamás contada.

El olvido del espectro espiritual en esta era de showmans y fast food information es casi como una enfermedad de la que parece nos curamos sin saberlo, pero hoy cuando me he desnudado hasta el punto de que todo lo que me unía a esta tierra se reducía de nuevo a ese vinculo actor-espectador, a ese límite invisible entre mí humanidad perdida y la audiencia de siquiatras, enfermeras, residentes, pacientes y demás criaturas que poblaban la clínica de internamiento mental, hoy sé que las lecciones del método de Jerzy son transversales y conectan al que quiera aprehenderlas.

Ahí no había show, solamente verdad, verdades marcadas en los rostros que no sabían dónde mirar, había verdad en los gestos rotos de los que llevan tantas máscaras que ya no recuerdan cual es su propio ser.

Yo opte por Grotowski, opte por ese ascetismo para despojarme de todo lo que creía ser y empezar de nuevo, quitarme la culpa y el dolor, quitarme el vestido manchado por tus golpes y sobretodo quitarme el recelo de no ser espectadora de la realidad,  asumir de una vez por todas este papel de actriz. Este cuerpo impuesto por la naturaleza que me impulsa a narrarme a mí misma cada segundo de mi vida, este cuerpo que he preparado para reconstruir mis gestos y escarbar por símbolos y rasguñar la realidad por poesía hasta las últimas consecuencias.

Me centraré en el ritmo que todo esto contiene y lo estructuraré cuando haga falta y lo destruiré cuando estorbe y lo retorceré cuando el mensaje no llegue, cuando la pureza no alcance a convencer a los ciudadanos dormidos.

Como Grotowski iré hacia un teatro libre de todo lo que no sea teatro, viviré en ese naturalismo existencial que no yace en nada que no sea vida, en nada que no sea organicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: