Al Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado.

marzo 8, 2011

El otro día una amiga de mi adolescencia, de esas que son como fantasmas del pasado corporizados por la magia de facebook, me preguntaba que debía hacer pues tiene ya dos hijas y estaba embarazada de nuevo. Los padres, como casi siempre, inexistentes.

Me decía que con otra demanda por soporte alimenticio no podía, me decía que quería estudiar y salir adelante.

Yo lo siento, pero el derecho de una madre a ser madre, en situaciones y culturas como la nuestra, necesita que el aborto sea una realidad viable tanto legal como sanitariamente.

Me da igual que la gente crea que se priva a un ser de existir, un “ser” cuya definición como tal es más que debatible pero ese es otro tema …   En un mundo sobrepoblado, en un país en guerra, machista y patriarcal, lleno de hombres irresponsables y faltos de cojones, para mí es un insulto que pretendan hacernos creer que el aborto es un delito contra la vida.

Evidentemente esa gente nunca ha tenido que malvivir, esa gente no entiende que vivir es vivir con dignidad, que ser madre es una labor tan admirable y trascendental en cualquier sociedad que lo mínimo que puede hacer el gobierno es garantizar que ese rol sea cumplido con garantías plenas y eso implica cumplirlo a consciencia, con voluntad y no por obligación.

Ella todavía no llega a los treinta.

Mi madre también nos tuvo a mi hermana y a mí en un contexto casi idéntico. Sé que ninguna de las dos se arrepiente de su decisión de traer al mundo a sus hijas, y no hay nada que yo admire más que eso. Que gran valentía y que verdadera definición de lo que es una mujer con M mayúscula, pero forzar la maternidad cuando no se fuerza a nadie a cumplir la paternidad es una grosería y un ridículo que lo único que consigue es crear familias inestables, basadas en el machismo de una iglesia mandada por hombres y de un sistema judicial y político igual de falocentrico.

Hoy es ocho de marzo y me da por hablar del aborto como podría hablar de la paridad salarial, del abuso mediático de nuestro cuerpo, de la discriminación a toda definición de género que no sea heterosexista, del maltrato a la mujer, de los abusos sexuales que casi siempre van en femenino y un gran etc. Todos temas que me avergüenzan sobremanera porque quisiera que la mujer latinoamericana entendiera que su igualdad no es solo una cuestión ideológica sino práctica, que todas tenemos la responsabilidad de imponerle a la  realidad nuestra propia definición de igualdad, nuestra propia definición de mujer.

Pero el señor procurador y su actitud ante la sentencia del tribunal constitucional sobre el aborto como derecho fundamental,  hace de este mi campo de batalla más actual, pero hay otros, muchos otros.

Hace unos meses una amiga española estuvo en Bogotá y conoció los amigos de infancia de su novio, se quedo asqueada de cómo estos niños de papi y mami trataban a sus amigas, el lenguaje vulgar y sexista que usaban. Es decir la juventud de clase alta es tan inconciente como la mujer humilde que ha dejado que su marido le de palizas durante 30 años, no hay una regla socioeconómica que termine tajantemente con el machismo, solamente hay distintos niveles de tolerancia.

Yo llevo años viendo como mi mamá, una increíble superejecutiva, el arquetipo de lo que se llamó “wonderwoman”, ha tenido que pelear con uñas y dientes para alcanzar el respeto y el salario que se merece. En Latinoamérica una mujer ha de trabajar el doble para ser tan solo visible.

Lo peor es que somos nosotras las mujeres las que les patrocinamos estos comportamientos a nuestros hombres, una y otra vez, en un círculo vicioso que nos enreda en mentiras de igualdad que al final solo que se quedan en espejismos.  Precisamente por esto hoy  hay que decir feliz día a tod@s los que,  siendo del género que sean,  reconocen la importancia de celebrar que exista un día para recordarle al patriarcado que tiene sus días contados y que la lucha acaba de empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: