Verano Vacío.

julio 1, 2011

La soledad es lo único que le queda a la humanidad luego de permitir prematuramente que nos individualizaran hasta la saciedad y nos dejaran con todas las instituciones vacías, como la casa de La Estrategia del Caracol, solamente tenemos fachadas. Porque nosotros ya no creemos en nadie, porque creer es un acto en sí desvirtuado por la velocidad de los eventos y las informaciones que consumimos diariamente. Haces chas y esa es la medida de tiempo de una verdad actual, el ritmo de la producción y la ganancia, ese tiempo que era oro, ya no es nada. El proceso de producción material no puede alcanzar el tirón velocista del mundo globalizado, un mundo material que funciona sobre la virtualidad. La informática ha alterado profundamente este pequeño invento que era el capitalismo y como los poderosos no tenía ninguna gana de transformarse, el sistema se sumo un título, el de financiero, y nos embarcó a todos en un capitalismo ficticio, transformó el mercado en un montón de oráculos jugando a la ruleta rusa. Y para que esto no fuese evidente nos dejaron consumir aún más, préstamos e hipotecas para todos, y así olvidarnos del vacío. Todo comenzó en el vacío del espacio trastocado por las guerras del siglo pasado, por esa moral contemporánea hecha trizas entre las manos de los totalitarismos, una moral que volvieron a colocar en su trono tras un par de parches muy efectivos cortesía de la guerra fría: el miedo y el narcisismo. El mundo de show mans, estrellas y héroes pop que nos guiñaban el ojo y se subían la falda para hacernos mirar hacia otro lado mientras las mentiras hacían dinero a nuestras espaldas. La cotidianidad y el hedonismo nos embaucaron en un perigrinaje hacía la nada.
Pero todo comenzó con el vacío, con el desahucio existencial del hombre traumatizado por la guerra y agobiado por la masa, por ese exceso de pasajeros en el bote maltrecho que navegaba derechito, directo, hacía  a la tormenta. Por eso todos estamos jodidos de la cabeza, porque somos hijos de ese miedo y ese narcisismo y esa soledad y ese vacío y esas mentiras.
Sed felices mis queridos hijos que el sistema os rescatará siempre que os desvanezcáis y el sistema siempre os besará la boca cuando nadie os ame y el sistema os distraerá eternamente del destino fatal que nos espera y el sistema liberará vuestras mentes al vaciarlas y dejarlas listas para la nada. Nuestra nada.
Y luego brilló.
La pantalla del ordenador trajo una nueva luz a la habitación de confinamiento a la que estábamos sometidos sin saberlo. Ese fue el punto de no retorno. Ese fue el comienzo de la guerra por devolverle algo de verdad a nuestras vidas. Hay que dejar de lado la gente que vive sin comprometerse con aquello que  le supone dificultad, ignorantes por voluntad ante todo aquello que le plantea una nueva forma de ser y de existir. Tenemos que dejar de ser esos monstruos deformes por el  hambre de significado y sentido, por no controlar el ansia del ahora, dejar de ser esos narcisos que piensan en soliloquio, esos para los que todo ha de ser un inmediato beneficio y no un dialogo real y sincero. Dejar de ser cobardes y no tener más miedo a fallar, a ser humanidad traumatizada pero humana, a ser débiles y humildes y hermosos de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: